sábado, 30 de julio de 2016

De pactos y demás

Ha pasado más de un mes desde que el pasado 26 de junio los españolitos votáramos nuestros representantes en el congreso. Hasta esta semana que termina mañana el Rey no se ha dignado a recibir a los representantes de los principales partidos que obtuvieron representación parlamentaria. Y hasta hace dos semanas no hemos tenido Presidente del Congreso. Esta persona ha sido Ana Pastor, una de las principales responsables, por no decir la principal, de la tragedia del Alvia de hace tres años. Así se premia la 'excelente' gestión de esta señora.

Y quiero llamar la atención sobre un hecho que pasa muy desapercibido. En España, aunque los ciudadanos elegimos a los representantes en el congreso, no podemos elegir al Presidente. El presidente es elegido en votación en el congreso por 350 personas. Estas personas votan a un candidato ... propuesto por El Rey que es el jefe del estado. Así ocurre en pleno siglo XXI en España. El Rey decide quien es el candidato.

Y ahora ha decidido que sea Rajoy. Rajoy y a la sazón el PP no cuentan con mayoría ni mucho menos. 7 de cada 10 votantes el 26 de junio no le dieron su apoyo y como resultado tiene 137 escaños. Necesita 176 para ser Presidente, en primera vuelta. Con el apoyo de Ciudadanos no le da y el PSOE dice que tanto en primera vuelta como en segunda votará que no. Eso es lo que dice ahora. Veremos que pasa al final. Lo que si que da es un gobierno progresista con la suma de PSOE y Unidos-Podemos con apoyo o abstención de nacionalistas e independentistas. Merece la pena explorar esa vía si de verdad el PSOE quiere cambiar las cosas. De lo contrario será más palabrería barata. Y como el PSOE finalmente favorezca un gobierno del PP esa será su ruina política. Y sino tiene apoyos Rajoy, pues se vota otra vez y aquí no pasa nada. Hasta donde se estamos en una democracia y esto va de votar. Digo yo.

Seguiremos informando ...

Gracias a todos los lectores repartidos por el mundo

Etiquetas

Cliffs of Moher

Cliffs of Moher
Uno de los paisajes más maravillosos que he visitado: Cliffs of Moher (República de Irlanda)